fórmula uno












mi juventud 
un fórmula uno
pudriéndose en el garage







avenida









la mujer en el hipódromo
ve caballos grises 
desesperados
regresa al hotel
en la ventana
cuenta los tráilers
al otro día en el cine
es la única espectadora
compra boletos para la función
de la tarde y de la noche
no toma el avión de regreso a su país
encuentra empleo en una cafetería
los sábados apuesta al número once
pierde 








gruñir











carlos dice
que si entrelazamos
los dedos frente
a un perro no caga

los vigilamos en el parque
cuando se acuclillan
mostramos las manos

les tiemblan los muslos
pujan

los seguimos varias calles
gruñen 
se desquician



tragar











la novela inicia
con un niño que tiene saliva en el brazo 
la chupa
dos adultos vuelven a escupir
lo obligar a tragar de nuevo 



ropa










días antes del eclipse
mamá nos viste y fotografía
con el traje de la primera comunión

ella usa vestido de novia

dice que si ocurre una tragedia
o enloquecemos
en esa última imagen llevaremos la ropa
con la que fuimos felices







recámara













en la coladera restos de whiskas
los mete en el desagüe
en el tubo del que conoce solo algunos milímetros

huele las puntas de sus dedos

el gato engulle
ronronea
lo lleva a la recámara
y se acurrucan

viene su pareja
se tocan

de ese hombre conoce solo unos milímetros

sirve la cena que huele a plástico y grasa







carbón














de niño
lucien freud 
no podía pronunciar
medusas

ni en inglés ni en alemán
ni en las leguas de los seres humanos

las dibujaba
con lápices
saliva 
carbón
excrementos
en el piso de su cuarto y de la iglesia

pero
¿quién fue lucien freud?
¿quién ese hombre que amó olió
y lentamente quebró su espinazo?
¿quién con esa cara de tonto
con los brazos más parecidos a bisontes o a calles?







Elefante
,,
costasinmarcostasinmar